Pesquisar este blog

Novidades!!!

segunda-feira, 17 de setembro de 2012

Um ponto de vista sobre a Declaração do Capítulo

Publico em Espanhol mesmo, porque não é difícil de compreender. A dificuldade maior é outra: é a cegueira incompreensível de alguns

Para começar um comentário recebido por email:



Amigos:

El siguiente texto está publicado en DICI, sitio oficial de la FSSPX.

Atentos, porque entre otras cosas notables, el dice lo siguiente:

Ante todas las novedades del Vaticano II, que son defectuosas, y las reformas que en él se basan, la Fraternidad sólo puede continuar con su adhesión a las afirmaciones y la enseñanza constante del Magisterio de la Iglesia. Ella encuentra su guía en este Magisterio continuo que, por su acto de enseñar, comunica el depósito revelado en perfecta armonía con todo lo que la Iglesia entera ha creído siempre y en cualquier lugar ( DICI N º 259, de 10/08/2012 ).

Este pasaje está muy cuidadosamente redactado y debe entenderse como tal. En primer lugar, no se dice que la Iglesia ha promulgado oficialmente errores, lo que implicaría negar la infalibilidad de la Iglesia. No rechaza todo el Concilio como algo malo, incluso como un instigador de la herejía. Afirma que la única manera de entender la "nueva" del Concilio Vaticano II es a la luz de "las afirmaciones y enseñanzas constantes del Magisterio de la Iglesia".

Hay que tener en cuenta lo que está claramente establecido en la presente Declaración, y es que los errores no están en el Magisterio de la Iglesia, sino sólo en las novedades que la contaminan.

Bastante confusas son las ideas teológicas del autor, pero más allá de eso, y mucho más grave, vemos para dónde nos quieren llevar con la publicación de este documento...

Dios nos libre.
(grifos nossos)




Agora o texto na íntegra, em Espanhol:



UN PUNTO DE VISTA SOBRE LA DECLARACIÓN DEL CAPÍTULO GENERAL


Fuente: THE REMNANT
Traducción nuestra.
Autorizamos su reproducción citando esta fuente

Brian M. McCall: Un punto de vista sobre la Declaración del Capítulo General de la Fraternidad San Pío X - 27 de agosto 2012


The Remnant , 27 de agosto de 2012

La Declaración Final del Capítulo General indica claramente que la Fraternidad San Pío X reconoce la autoridad del Papa, al contrario de lo que sucede con casi todos los demás miembros actuales de la Iglesia, que tienden a negar este principio y promover, en cambio, la colegialidad democrática.

En mi carta abierta a los obispos de la Fraternidad San Pío X, de fecha 15 de mayo de 2012 (publicado por The Remnant en su edición del 15 de junio de 2012), me di cuenta que no debía entonces hacer comentarios sobre los debates en curso entre el Vaticano y la Fraternidad San Pío X. La razón era que, durante los últimos nueve meses, los detalles de estas discusiones se habían llevado a cabo en secreto. Para minimizar las presiones externas, ambas partes habían preferido mantener en secreto los diversos elementos de los documentos intercambiados. En los meses precedentes se había visto una serie de filtraciones de información confidencial que hacían loable la prudencia en tal iniciativa.

Sin embargo, ya transcurrido el Capítulo General de la Fraternidad San Pío X, contamos con información precisa sobre la posición de la Fraternidad (no así del Vaticano) en los temas principales. La Declaración Final es un modelo de lenguaje preciso y claro. Una lectura atenta nos permite tener una buena comprensión de la situación de la Fraternidad San Pío X, que resulta ser la misma que la de su fundador, el Arzobispo Lefebvre. Creo que un día esta Declaración Final se considerará de importancia igual a la de la Declaración de 1974 . En cualquier caso, se disipa una gran cantidad de rumores y mitos que se han extendido como una plaga por semana en Internet.

Los siguientes puntos surgen de la Declaración del Capítulo General



La Fraternidad SanPío X está unida en su misión

El diablo parece haber concentrado sus esfuerzos en los últimos años para tratar de hostigar a la Fraternidad San Pío X desde el exterior y el interior. Sus enemigos han intentado así sembrar la división y la discordia. Algunos de ellos, tal vez inconscientemente motivados, o movidos por una buena voluntad aparente, pensando que así ayudaban a la Fraternidad San Pío X, han creado un clima de temor e inestabilidad. Ha sido en respuesta a esa escalada emocional que he escrito a los cuatro obispos después de Roma el pasado mes de mayo. Mi petición era: una reunión de líderes de la Fraternidad San Pío X, con conocimiento público para tranquilizar a los sacerdotes ya los fieles, con el fin de demostrar que, mientras se mantiene la necesidad de un debate abierto y franco, todos permanecen unidos sobre la base de los principios católicos que han dado origen a la Fraternidad San Pío X.

El Capítulo General ha respondido a esta necesidad y ahora debería tranquilizar a los sacerdotes y fieles el profundo sentimiento de unidad entre sus líderes. El Superior General ha cumplido así con los obispos, los superiores de distrito y los miembros mayores de la Fraternidad San Pío X, y así se ha podido concluir que, después de una "discusión franca", dudas y malentendidos se disiparon (véase la entrevista con el obispo Bernard Fellay , DICI N º 258, de 07/20/12). Tal como indica la Declaración del Capítulo General , "hemos encontrado nuestra unión profunda en lo esencial de nuestra misión:. mantener y defender la fe católica, formar buenos sacerdotes y trabajar hacia la restauración de la cristiandad" (KIID # 259 de 08/10/12).

En medio de toda la prensa y las maniobras diplomáticas del Vaticano, el Capítulo reconoció humildemente que es fácil perderse (como muchos de nosotros nos hemos dado cuenta en los últimos nueve meses). Sirve para disipar la nube de confusión que da origen a todas las dificultades que persisten.

La mejor manera de superar la confusión es la católica: volver a los principios básicos y objetivos. La Fraternidad San Pío X ha restaurado el profundo vínculo de la unidad basada en la triple misión de su fundador, el Arzobispo Lefebvre: la defensa de la fe, la formación de los sacerdotes y la batalla por Cristo Rey. A pesar de la importancia de la regularización canónica de la Fraternidad San Pío X, que le permitiría regresar, con toda justicia, a la legalidad, la Declaración afirma que este objetivo no es su razón de ser. Que este daño, cuya reparación un día sería legítima, es sólo incidental a la misión principal de la Fraternidad San Pío X, que no es otra cosa que ofrecer estos tres dones a la Iglesia, en bien de la Iglesia. Una adhesión tan clara a los fundamentos debe alentar a todos los observadores, tanto dentro como de fuera, a advertir que esa nube de los últimos nueve meses se ha disipado.


La Fraternidad San Pío X profesa su adhesión plena en la Iglesia Católica y la Roma eterna, madre y  maestra de verdad

Mientras que líderes actuales de diócesis, universidades e institutos religiosos pronuncian errores y herejías casi todos los días y en todas partes, no es tal el caso de la Fraternidad San Pío X, a la que, sin embargo, se le exige una profesión pública de fe Católica. La mera afirmación: "Yo creo en todas las verdades que nos habéis revelado y nos enseñáis por medio de vuestra santa Iglesia" parece haberse convertido en objeto de una confusión importante en las maniobras diplomáticas del Vaticano, que envió señales contradictorias sobre la interpretación que había que hacer. Parece que la Santa Sede ha tratado de complacer a todos, tanto a aquellos que critican el Vaticano II como los progresistas profundamente comprometidos. La Fraternidad San Pío X ha purificado la atmósfera diplomática con la publicación de una simple profesión de fe, utilizando un vocabulario y un estilo bastante tradicional:

"(Reiteramos) nuestra fe en la Iglesia Católica Romana, la única Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo, fuera del cual no hay salvación ni la posibilidad de encontrar los medios que conduce a él; en su constitución monárquica, querida por Nuestro Señor, que es el poder supremo de gobierno sobre toda la Iglesia que reside sólo en el papa, vicario de Cristo en la tierra; en la realeza universal de Nuestro Señor Jesucristo, el creador de lo natural y lo sobrenatural , a la que todos los hombres y toda sociedad deben someterse" (KiiD N º 259, de 08/10/2012 ).

Este pasaje realmente expresa todo con perfecta claridad y actúa como una profesión de fe particularmente adecuada a nuestros tiempos. Se reafirma en particular los tres dogmas atacados mayor parte de nuestro tiempo: Extra Ecclesiam nulla salus, fuera de la Iglesia no hay salvación; la "naturaleza monárquica – y no colegiada- de la Iglesia; y el Reinado Social de Cristo que todos los hombres y todas las naciones deberían someterse, y sin el cual ni la virtud natural ni la paz son posibles. Estos tres principios se niegan en nombre de la libertad (posibilidad de salvación o elementos de salvación fuera de la Iglesia), la igualdad (negación de la norma jerárquica dada por Cristo) y fraternidad (gobierno colegiado de la Iglesia), esto promovido por los partidarios del Concilio Vaticano II o la "  Revolución en la Iglesia ", parafraseando a Suenens.

En vez de acosar a Mons. Fellay a firmar el preámbulo doctrinal, el Vaticano debería exigir a todo superior, rector de la universidad y obispo la firma de la declaración antes citada si quiere conservar su función. ¡Creo que como resultado habría algunas vacantes!

¿Cómo esta reafirmación de gran alcance para la fe se relaciona con el tema que nos ocupa, y el problema está en la raíz de la actual crisis, "en medio de una iglesia en crisis y un mundo que se aleja día a día de Dios y su ley"? La Declaración Final establece claramente que la causa de esta situación hay que buscarla tanto en las novedades del Vaticano II como en los cambios prácticos que siguieron.

Ante todas las novedades del Vaticano II, que son defectuosas, y las reformas que en él se basan, la Fraternidad sólo puede continuar con su adhesión a las afirmaciones y la enseñanza constante del Magisterio de la Iglesia. Ella encuentra su guía en este Magisterio continuo que, por su acto de enseñar, comunica el depósito revelado en perfecta armonía con todo lo que la Iglesia entera ha creído siempre y en cualquier lugar ( DICI N º 259, de 10/08/2012 ).

Este pasaje está muy cuidadosamente redactado y debe entenderse como tal. En primer lugar, no se dice que la Iglesia ha promulgado oficialmente errores, lo que implicaría negar la infalibilidad de la Iglesia. No rechaza todo el Concilio como algo malo, incluso como un instigador de la herejía. Afirma que la única manera de entender la "nueva" del Concilio Vaticano II es a la luz de "las afirmaciones y enseñanzas constantes del Magisterio de la Iglesia".

Hay que tener en cuenta lo que está claramente establecido en la presente Declaración, y es que los errores no están en el Magisterio de la Iglesia, sino sólo en las novedades que la contaminan. La solución propuesta no es otra que la de San Vicente de Lerins, que resiste la prueba del tiempo desde 1500 años:

En la Iglesia Católica, el gran cuidado debe ceñirse a lo que ha sido creído en todas partes, siempre y por todos, porque eso es lo que es verdaderamente y adecuadamente católico, como lo demuestran la fuerza y la etimología de la propia palabra, que envuelve a la universalidad de las cosas. Y así será pese al tiempo si seguimos la universalidad, la antigüedad, el consenso general. Seguimos la universalidad si confesamos como únicamente verdadera la fe que propaga la Iglesia universal en todo el mundo; la antigüedad, si no nos desviamos en cualquier punto del sentir claramente compartido por nuestros antepasados y nuestros santos padres; y el consentimiento si finalmente, en esta misma antigüedad, adoptamos las definiciones y las doctrinas de todos, o al menos casi todos los obispos y doctores. (Capítulo 4 Commonitorium AD 434)

Más adelante en la misma obra, San Vicente explica lo que esta norma significa para la Iglesia:

La Iglesia de Cristo, tutora cuidadosa y prudente de los dogmas que le fueron entregados en depósito, nada cambia,  nada añade, nada resta; ni resta lo que es necesario ni añade lo innecesario; ni deja perder lo que es propio, ni usurpa lo que pertenece a otros (Capítulo 25 Commonitorium ).

La aceptación del Papa, contiene novedades en el Vaticano II. Y así como el Santo Padre desearía que el círculo fuera cuadrado, tratando de encontrar una nueva continuidad con su opuesto, la Fraternidad San Pío X sólo repite lo que San Vicente decía al responder a la pregunta de cómo considerar ¿qué hay de nuevo?: quédate con lo que siempre y en todas partes se ha creído. En otras palabras: las "afirmaciones y enseñanzas constantes del Magisterio de la Iglesia". Esto es lo que puede hacer frente a las innovaciones que se han publicado.



La Fraternidad San Pío X no es cismática

Desde casi el principio de su historia, hace 42 años, los enemigos de la Fraternidad San Pío X la han engalanado con la etiqueta de "cismática", con el fin de desacreditarla. Por lo general, los que utilizan este término tienen dificultad para definirlo. El cisma es un acto de voluntad. Son cismáticos los que niegan la autoridad del Papa y de los obispos unidos a él, y por lo tanto deciden cortar con la Iglesia. Contrariamente a lo que sucede en la herejía, en que se puede incurrir sin tener la intención, nadie puede ser cismático sin darse cuenta.

Debemos cortar con la Iglesia, consciente y voluntariamente. La Declaración establece claramente que la Fraternidad San Pío X reconoce la autoridad del Papa (la diferencia, de hecho, con casi todo el resto de la Iglesia, que niega esa autoridad a favor de la colegialidad democrática). La profesión de fe antes citada declaró expresamente que "el poder supremo del gobierno sobre toda la Iglesia reside sólo en el papa, vicario de Cristo en la tierra". Desafío a cualquiera a encontrar un ejemplo histórico de un cismático reconocido que haya expresado públicamente dichas declaraciones. Nunca habrá alguna: esta afirmación es lo contrario de la intención de cisma. Nos encontramos con esta determinación para evitar un cisma en la oración a la Virgen (al final de la Declaración)

"Que Ella se digne mantener en la integridad de la fe en el amor a la Iglesia, en la devoción al Sucesor de Pedro, a todos los miembros de la Fraternidad San Pío X y a todos los sacerdotes y fieles que obran con los mismos sentimientos; que nos guarde y nos preserve tanto del cisma como de la herejía".

¡Estos son palabras difícilmente cismáticas!

Esperamos, mientras, que la calumnia contra la Fraternidad San Pío X por fin se detenga.



¿Qué va a pasar ahora?

¿Cómo el Vaticano recibirá esta Declaración, tras tomar nota con cortesía de su publicación? Todavía es difícil especular sobre esta cuestión. La Declaración no niega otras reuniones o discusiones con el Vaticano. Ella no se niega a la regularización canónica, sino que simplemente establece que cualquier propuesta requerirá el voto deliberativo del Capítulo General. Un requisito en que se muestra que la unidad de la Fraternidad San Pío X debe mantenerse en el proceso, ya que no es más que una participación en la unidad de la Iglesia.

Si el Vaticano responde con un retorno a la persecución, por ejemplo mediante el lanzamiento de nuevos excomuniones, la claridad de esta declaración haría absurda su actitud. ¿Qué delito se atribuiría a la Fraternidad San Pío X para imponerle esas "excomuniones"? ¿Por seguir siendo fieles a "afirmaciones y enseñanzas constantes del Magisterio de la Iglesia"? ¿Por reafirmar el dogma definido Extra Ecclesiam nulla salus? ¿Por su defensa del Reinado Social de Nuestro Señor y su deseo de reconstruir la cristiandad? ¿Sus sacerdotes han de ser declarados cismáticos porque han orado para ser preservados del cisma? Esta farsa sería similar al absurdo que fue reportado por The Remnant hace más de diez años atrás, cuando un sacerdote intentó detener el padre Michael McMahon (SSPX) y sus estudiantes por rezar el rosario en la iglesia católica de Michigan. Como los lectores seguramente recordarán, la policía no podía entender cómo un sacerdote católico era arrestado por recitar una oración católica en una iglesia católica. En última instancia, es el sacerdote progresista el que quedó ridiculizado.

La Declaración no descarta la posibilidad de persecución. El Capítulo General ha expresado su deseo de unirse "a otros cristianos perseguidos en varios países, alrededor del mundo, que sufren por la fe católica, y muchas veces hasta el martirio ". Esta frase expresa el sentimiento de nuevas persecuciones por venir y la aceptación del sufrimiento, si tal es la voluntad de Dios, a fin de obtener el mayor fruto de la fe.

Esperemos, sin embargo, Dios no permita una reacción desastrosa desde el Vaticano, que ya es responsable de muchas lesiones por décadas de manejo imprudente. ¿Cuál sería la reacción del clero y fieles si el Vaticano, que permite el desprecio absoluto de la fe en todas partes, volviera a amenazar con excomulgar a un pequeño grupo de sacerdotes por sus intenciones de vivir y de creer en lo que los católicos han hecho siempre?

Si Benedicto XVI quiere promover realmente la restauración de la iglesia después de la crisis post-conciliar, simplemente debe reconocer la belleza de esta profesión de fe de la Fraternidad San Pío X y unilateralmente declararla en comunión con la Iglesia . Esto puede parecer imposible, pero nos recuerda que la Fraternidad San Pío X tiene para ofrecer su cruzada de doce millones rosarios para la Iglesia. Nada es imposible para Dios y Él no puede rechazar cualquier solicitud hecha por su santa Madre.

También publicado en DICI Nº 260



Nenhum comentário:

Postar um comentário

Este blog é CATÓLICO. Ao comentar, tenha ciência de que os editores se reservam o direito de publicar ou não.

COMENTE aqui. Para outros assuntos, use o formulário no menu lateral. Gratos.

ABORTO - O GRITO SILENCIOSO

CONHEÇA O NOVO SITE DA EDITORA